De acuerdo con una encuesta realizada por la consultora de colocación OfficeTeam, casi el 50% de los empleados piensan que han trabajado para un mal jefe alguna vez.

Los malos jefes vuelven pesados y difíciles los lugares de trabajo. Provocan en el personal estrés y frustración en sus actividades laborales, pueden llegar a dañar su salud física y mental, así como también puede llegar a afectar tu desempeño y bienestar personal. 

La respuesta más sencilla cuando se está ante un mal jefe es buscar otro trabajo, sin embargo, sabemos que esta solución no siempre es posible. Te vuele una persona exitosa, cuando aprendes a sacar lo mejor de una cada situación por más difícil que ésta parezca, cuando no permites que un mal jefe te detenga y aprendes a buscar el éxito a pesar de los obstáculos que se te presenten. 

Debido a que convivir con un mal jefe puede dañar tu estabilidad emocional y tu crecimiento personal; es de suma importancia que aprendas a identificarlos y pongas en práctica algunas recomendaciones para lidiar con ellos. 

Para comenzar te presentamos los tipos más comunes de jefes difíciles y como trabajar con ellos, así como también los errores más comunes de un líder: 

  • El “cuate” inapropiado, Demasiado amigable, te invita a salir fuera del horario de trabajo, tiene empleados favoritos y crea divisiones, es chismoso, no puede tomar decisiones fuertes. 

  • El micromanager, Te vigila constantemente, es bastante estricto con los detalles, su constante vigilancia hace que te sientas frustrado, desilusionado e incómodo.  

  • El tirano, Utiliza tácticas para alimentar su ego, su preocupación principal es mantener el poder, manipular e intimidar, suele clasificar empleados bajo su propio juicio. 

  • El jefe gaviota, Siempre se encuentra ausente, solo interactúa con las personas bajo su mando cuando hay que solucionar una crisis, no sabe como trabajar en equipo. 

  • El incompetente, carece de información, capacidades y habilidades necesarias para desempeñar su puesto y dirigir a los demás. 

  • El robot, Presenta un tipo de mentalidad muy cuadrada, toma decisiones en base a números, solo le interesa llegar a sus metas sin conectarse con sus empleados. 

  • El visionario, Carece de liderazgo para implementar planes, muy soñador y poco concreto. 

Aprende a identificar si tu jefe es un mal líder en base a los siguientes puntos: 

1

Suele adueñarse de las ideas de su equipo para hacerlas suyas. 

2

No establece comunicación clara con su equipo. 

3

No diferencia entre delegar y ordenar. 

4

Nunca agradece tu trabajo y esfuerzo. 

5

No es asertivo, carece de claridad, educación, honestidad y amabilidad al hablar. 

6

Huyen al cambio, no es capaz de tener visión. 

7

Carece de inteligencia emocional.

8

Se respalda tras su poder. 

9

No es claro con las decisiones que toma. 

10

No busca el crecimiento del personal.

11

No te motiva. 

12

Te ignora. 

13

Es negativo.

14

No acepta sus errores.

  • Establece con ellos límites claros, sin llegar al punto de verte como una persona inaccesible.

  • No permitas que use su posición y poder para intimidarte.

  • Recuerda siempre ser amable, pero no temas decirle no a aquellas propuestas que te parezcan fuera de sus actividades laborales. 

  • Nanten bien firmes sus roles, de preferencia no mezcles el trabajo con las relaciones amistosas. 

  • Demuéstrale que eres competente, disciplinado y abierto a una comunicación constante.

  • Encuentra y comparte su misión y visión hacia el trabajo. 

  • Procura solo hacer las preguntas que consideres necesarias sobre tus responsabilidades, ten revisiones constantes y asegúrate de que la alimentación de tu jefe siga patrones específicos.

  • No dejes que la obsesión de tu jefe con los detalles te provoque sentimientos de poco valor en tu persona porque eso sólo te generará estrés.

  • Aprende a manejar y expresar tus emociones. 

  • Comparte con el tu conocimiento y experiencia sin presumirlo. 

  • Habla su lenguaje, encuentra maneras de conectarte directamente con él.

  • No tomes nada personal. Analiza los hechos que te llevaron a la discusión/problema y plantea opciones de mejora. 

  • Asegúrate de que tu desempeño cubra las expectativas de tu puesto. 

  • Ante comportamientos negativos de tu jefe, no adoptes una postura de victima, evalúa la calidad de tu trabajo y se proactivo.

  • No tengas miedo de solicitar retroalimentación si lo consideras necesario. 

  • Mantén una comunicación activa con tu jefe, pregúntale que opina acerca de tu trabajo y de tu desempeño, en que considera que pudieras mejorar, cuales ve que son tus áreas de oportunidad y cuales son sus expectativas respecto a ti como empleado. 

  • No olvides tener control y registro de tu trabajo, no permitas que nadie se cuelgue y adjudique tu éxito. 

  • Pon un alto, establece un dialogo ante aquellas situaciones que no te agraden o te sientas ofendido. 

  • Exige tus derechos con diplomacia, no solo te quejes.

  • Cuando consideres que la situación no tiene solución, renuncia, algunas veces resulta mas efectivo cortar desde raíz la relación laboral. 

Recursos Humanos

DOMM

Calle Península 2581, Bosques de la Victoria

CP 44540 Guadalajara, Jalisco

01(33) 1542-9019

01(33) 2886-6786